Anuncio superpuesto

Patrocinador cabecera

Aviso Cookies

La claqueta metálica

El blog de Alejandro Tielas

Cinéfilo mordaz, bloguero, informático y, en otro tiempo, videoclubero; ha sido comentarista del programa Cine na onda, de Onda Cero Valdeorras durante seis temporadas. También puedes seguirlo en su otro blog: Ocio en pocas palabras.

Banner en blogs 1

Blogs

banner en blogs 2

Pompeya: el Vesubio y los abdominales de Jon Nieve no bastan para calentar la sala

miércoles, 4 de junio de 2014



Seamos sinceros. Cuando se estrenó "Titanic" en 1997, el 95% de la gente que se compró una entrada, no iba ni a ver a Di Caprio, ni a Winslet, ni una historia de amor. La gente iba al cine buscando los efectos especiales, la fidelidad en la recreación del transatlántico y su trágico final, con rotura de casco incluida.

En "Pompeya", yo al menos, buscaba exactamente lo mismo. Disfrutar de la recreación de la ciudad, ver el Vesubio rugiendo a pleno pulmón, vomitando ríos incandescentes de lava que inundaran la pantalla. Quería ver como la ciudad era destruida y cómo por efecto de la ceniza y el abrasador calor llegaron sus habitantes a convertirse en las estatuas que hoy podemos visitar en la ciudad italiana.

En cambio, me han dado muy poco de esto y mucho de una historia de amor llena de clichés, falta de todo interés, unas interpretaciones que dejan mucho que desear y un intento de intriga política que no sé cuánto tiene de veraz, pero que de interesante tiene bien poco.

Kit Harington se ha limitado a trasladar su Jon Nieve de "Juego de Tronos" a "Pompeya", con la única diferencia de que si en la serie sale tapado hasta las cejas, en la película no está por la labor de llevar mucha vestimenta y prefiere ir luciendo tableta de chocolate. Carrie-Ann Moss debería empezar a tener cuidado con los papeles que escoge, o ponerle un poquito más de ganas. De Emily Browning mejor ni hablar y lo de Kiefer Sutherland no tiene nombre. En el apartado interpretativo solo tienen un pase Adewale Akinnuoye-Agbaje y Jessica Lucas, curiosamente los menos conocidos del elenco.

En cuanto al apartado técnico, el film es correcto, pero esperaba mucho más de un director, Paul W.S. Anderson, que se ha especializado en rodar filmes pensados por y para los efectos especiales.

Resumiendo, que la película me ha dejado frío. Con ganas de mucho más y con la desagradable sensación de que una historia como la de la ciudad de Pompeya merece un tratamiento mucho más digno.


Calificación:

Publicado por Alejandro Tielas

No hay comentarios :

Publicar un comentario

© 2014 Liberty Media Group, S.L. Todos los derechos reservados.
Contacto | Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger