Anuncio superpuesto

Patrocinador cabecera

Aviso Cookies

La claqueta metálica

El blog de Alejandro Tielas

Cinéfilo mordaz, bloguero, informático y, en otro tiempo, videoclubero; ha sido comentarista del programa Cine na onda, de Onda Cero Valdeorras durante seis temporadas. También puedes seguirlo en su otro blog: Ocio en pocas palabras.

Banner en blogs 1

Blogs

banner en blogs 2

El amanecer del planeta de los simios, digna transición hacia la hecatombe humana

martes, 22 de julio de 2014



Al contrario de lo que suelo hacer, hoy voy a comenzar mencionando los puntos débiles del film que nos ocupa para después centrarme en sus virtudes, que no son pocas.

La acción transcurre diez años después de El origen del planeta de los simios y hay mucha información que nos perdemos en esa transición. La sensación que me sobrevino durante el primer tercio de la película era la de querer saber más, tener más información, cómo han evolucionado las cosas hasta llegar a lo que se nos muestra en pantalla: una comunidad de simios muy evolucionada y organizada. Con jerarquía, normas, familias, aprendizaje... Es cierto que durante los títulos de crédito iniciales, y a lo largo del film, nos van contando a cuentagotas lo que ha sucedido en esos diez años, pero se centran en los humanos y no son estos lo interesante del film. Porque aquí tenemos el otro punto negro de la película; esta es una película sobre los simios. Los humanos son la comparsa para animar la fiesta. Y todo va bien hasta que los simios empiezan a 'humanizarse'.

Llegados a este punto, el devenir de la película transcurre a través de tópicos demasiado vistos ya y que hacen que el interés por la historia decaiga bastante. Traiciones, alianzas, hijos rebeldes... poco interesante.

Vayamos ahora a lo bueno. La historia sigue manteniendo la coherencia de la primera parte y con la original El planeta de los simios del año 68, hacia la que se dirige la historia irremediablemente.

Los efectos digitales son realmente asombrosos, haciendo que en más de un momento dudemos de si lo que estamos viendo son simios reales o generados por ordenador. Los gestos, las miradas, las expresiones... transmiten de manera sublime las emociones y sentimientos que los simios no expresan con palabras. Cada uno tiene personalidad propia y es un individuo en sí mismo, diferente del resto. Un gran acierto este punto que hace que el espectador empatice aún más con los personajes. Una vez más, debemos rendirnos al arte de Andy Serkins, que ya se ha convertido en el actor por excelencia para este sistema de captura de movimientos.

La película esta llena de escenas cargadas de significado que son dignas de analizar. Auténticas metáforas visuales que son una delicia para el espectador que sabe interpretarlas. (Esa imagen del hombre que desaparece en las sombras representando el final mismo de su propia especie, no tiene precio).

En cuanto a los actores de carne y hueso, simplemente correctos. Ni siquiera el, siempre destacable Gary Oldman, destaca entre el resto de actores. Aquí queda claro una vez más que los protagonistas absolutos del film son los simios.

El montaje de la película es el adecuado, con un ritmo que va in crescendo hasta el clímax final, todo ello amenizado por una fantástica banda sonora.

Una película muy recomendable que no gustará a todos, pero seguro que no deja indiferente a nadie.


Calificación:

Publicado por Alejandro Tielas

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

© 2014 Liberty Media Group, S.L. Todos los derechos reservados.
Contacto | Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger