Anuncio superpuesto

Patrocinador cabecera

Aviso Cookies

La claqueta metálica

El blog de Alejandro Tielas

Cinéfilo mordaz, bloguero, informático y, en otro tiempo, videoclubero; ha sido comentarista del programa Cine na onda, de Onda Cero Valdeorras durante seis temporadas. También puedes seguirlo en su otro blog: Ocio en pocas palabras.

Banner en blogs 1

Blogs

banner en blogs 2

En el ojo de la tormenta o el arte de la destrucción.

sábado, 6 de septiembre de 2014

Siempre me he declarado amante de las películas del género catastrofista. Me da igual que se trate de un volcán, un terremoto, un tornado, una inundación, un meteorito o una invasión extraterrestre. O, como sucede a menudo, un conjuto de varios de ellos. Tampoco le hago ascos a catastrofes aéreas o maritimas o incluso en el espacio exterior.

Y una vez explicado esto, debo decir que tengo muy claro qué y qué no debo esperar de un film de este género. No puedo esperar ni un gran guión ni unas grandes interpretaciones. Tampoco les pido excesivo rigor ciéntifico ni mucho menos que sean creíbles.

Sin embargo un nivel mínimo siempre debería haber. Y es lo que En el ojo de la tormenta no consigue ofrecernos.

La película que hoy me ocupa, retoma una idea ya masticada en la época dorada del cine catastrofista de los noventa, que tiene en Twister su máxima representación y le hace un lavado de cara adaptándola a los tiempos que corren con más medios y tecnología. Lo malo es que en ese lavado, se les ha ido por el desagüe algo que Twister tenía y En el ojo de la tormenta no. Esto es, una historia bastante trabajada y unos personajes más o menos bien desarrollados que no resultaban ridículos.

En el ojo de la tormenta es más grande, tiene más efectos, mas tornados, más destrucción, más explosiones, pero no tiene alma. Sus personajes resultan sonrojantes. Los actores no hay por dónde cogerlos, me parece inexplicable que Sarah Wayne Callies siga trabajando como actriz, el guión parece de telefilm de media tarde y la mayoría de sus secuencias, incluyan tornados o no, son completamente inverosímiles. Copia descaradamente el tema central de Twister y lo destroza de manera apabullante.

Así que si vais al cine a ver esta película os puedo garantizar muchos efectos especiales, mucha destrucción, entretenimiento (casi todo el rato) y alguna que otra risa, pero no le pidáis peras al olmo. La cosa no da para más. Y si eso, al llegar a casa, volveis a ver Twister.


Calificación:

Publicado por Alejandro Tielas

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

© 2014 Liberty Media Group, S.L. Todos los derechos reservados.
Contacto | Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger