Anuncio superpuesto

Patrocinador cabecera

Aviso Cookies

La claqueta metálica

El blog de Alejandro Tielas

Cinéfilo mordaz, bloguero, informático y, en otro tiempo, videoclubero; ha sido comentarista del programa Cine na onda, de Onda Cero Valdeorras durante seis temporadas. También puedes seguirlo en su otro blog: Ocio en pocas palabras.

Banner en blogs 1

Blogs

banner en blogs 2

Drácula, la leyenda jamás contada. Mucha fantasía y poca historia.

lunes, 27 de octubre de 2014


Este fin de semana se ha estrenado en nuestro pais la enésima adaptación al cine del famoso personaje de ficción creado por el escritor Bram Stoker. Lo primero que se me ocurrió cuando me enteré de su estreno fue preguntarme si realmente era necesaria una nueva revisión del personaje.

Tal como nos lo han querido vender, voy a decir que sí, porque en esta ocasión lo que se supone que quiere contarnos Drácula, La Leyenda Jamás Contada,  es la historia de Vlad Tepes,  alias Vlad el Empalador, un príncipe rumano del siglo XV en el que se inspiró Stoker para escribir su novela. Un personaje histórico, considerado hoy día como un héroe en Rumanía, pero que fue un gobernante cruel y sanguinario para con sus enemigos, especialmente los turcos, cuyos métodos de tortura revuelven el estómago solo con mencionarlos.

Es decir, lo que esperaba de ella es que fuera una especie de biopic de un personaje histórico que acabara entremezclándose con el personaje de ficción al que dio origen.


Así que, desde esta perspectiva, este nuevo acercamiento al personaje prometía ser interesante. Sin embargo, la película es un mal cóctel de situaciones históricas de dudosa veracidad, que obvia directamente las historias más conocidas del Príncipe de Valaquia, y una historia de fantasía que, por encima, no respeta los cánones del vampirismo de la novela cuyo personaje pretende retratar, sino que toma lo que le interesa de la mitología popular que se ha ido formando a lo largo de los años. Os recuerdo, por mencionar un ejemplo, que el Drácula de Stoker no puede morir salvo que le atraviesen su corazón con una estaca de madera y su cabeza sea separada de su cuerpo. No es vulnerable a la luz del sol, sino que simplemente pierde sus poderes durante el día. Esto aquí se lo saltan a la torera y la luz del día y la plata se convierten en elementos mortales para los vampiros (¿lo de la plata no era para los hombres lobo?).

En cuanto a la parte técnica, la película está muy bien realizada con una muy buenas dirección artística y fotografía, elemento este último que se pierde durante las batallas que, como manda la moda actual, se convierten en un batiburrillo de imágenes mezcladas a alta velocidad donde no se puede apreciar absolutamente nada de lo que sucede en pantalla.

Los actores están simplemente correctos, ni siquiera Luke Evans, que carga con todo el peso del film, destaca especialmente, aunque también es cierto que el guión no ayuda demasiado. Le falta empaque al guión. En muchas de las secuencias los diálogos son lineas de texto totalmente carentes de pasión o dramatismo. Me viene a la mente la secuencia en la que Vlad se encuentra con el vampiro original en la cueva. Su conversación se parece más a una charla de coleguitas en un bar tomando unas copas que una negociación dramática y trascendente en la que un hombre está, literalmente, vendiendo su alma al diablo.

Para resumir, tenemos un producto que no es lo que nos quieren hacer creer, es entretenida aunque con un par de bajones de ritmo peligrosos para una película de tan solo hora y media de duración, y tiene momentos visualmente impactantes, pero eso no es suficiente para justificar una nueva pseudo-adaptación del vampiro más famoso de la historia.


Calificación:

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

© 2014 Liberty Media Group, S.L. Todos los derechos reservados.
Contacto | Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger